Preguntas frecuentes

España cuenta con un servicio público de salud excelente, con grandes profesionales y muy buenas instalaciones. El único fallo que podemos encontrarle a este servicio de salud, es a veces la saturación que sufre el sistema, sobretodo en urgencias de carácter leve, atención rápida de los médicos especialistas y principalmente en ciertas pruebas de alta tecnología. Hoy en día es muy importante la rapidez en el diagnóstico para poder obtener un diagnóstico lo más precoz posible. Y por otra parte el sistema de vida que llevamos en general nos hace llevar un ritmo de trabajo y de ocupaciones que nos imposibilita perder tiempo en las citas indiscriminadas que nos ofrece la salud pública. Con un seguro de salud privado obtenemos inmediatez, tanto en todo tipo de consultas, como realización de pruebas diagnósticas, intervenciones quirúrgicas, etc. En el caso de profesionales y autónomos, este ahorro de tiempo y posibilidad de elegir día y hora en la realización de consultas y demás actos médicos, es fundamental.   

Existen varias modalidades de seguros de salud.

Seguros de Cuadro Medico cerrado, utilización de los servicios con arreglo a un cuadro de profesionales con los que la Compañía tiene acuerdos establecidos.

Dentro de esta modalidad de Cuadro Medico cerrado:

Seguros de coberturas y prestaciones Básicas, normalmente suelen ofrecer consultas de medicina primaria, especialidades médicas y pruebas diagnósticas básicas.

Seguros de coberturas y prestaciones Completas Restringidas, suelen ofrecer adicionalmente, ciertas pruebas diagnósticas de Alta Tecnología, especialidades medicas y quirúrgicas, intervenciones quirúrgicas con internamiento hospitalario, pero con ciertas restricciones, en algún tipo de pruebas, intervenciones, días de estancia hospitalaria, etc.,

Seguros de coberturas y prestaciones de Servicios Completos, como su nombre indica, incluye todo tipo de servicios, medina privada en consulta y a domicilio; consulta a especialistas médicos y quirúrgicos; internamiento hospitalario por intervenciones quirúrgicas y médicas; todo tipo de pruebas diagnósticas contempladas en la medicina privada; tratamientos especiales; prótesis; asistencia en viaje; segunda opinión, etc.

Estos seguros de salud, pueden oscilar sus precios entre 15 € y más de 120 € asegurado/mes, dependiendo sobretodo de la edad del asegurado, del número de asegurados a asegurar en una misma póliza, y de algunas otras circunstancias, como que el seguro a contratar incluya copago o no.

Seguros de Reembolso, pudiendo el asegurado a su elección utilizar el Cuadro Medico cerrado de la Compañía, o elegir el profesional y el Centro médico privado que desee, en este último caso debe abonar la factura correspondiente a los servicios utilizados y obteniendo el reembolso por parte de la Compañía de la cantidad pagada, entre un 80 %y un 90 % del importe total abonado, según Compañías.

Este tipo de seguros, puede oscilar su precio entre los 60 y más de 150 € asegurado/mes, en función de la edad del asegurado y sobretodo en función de los capitales máximos contratados, a partir de los cuales el reembolso ya no será posible. Cada Compañía tiene sus normas al respecto.

En cualquiera de los casos, se puede contratar opcionalmente un seguro de Salud Dental estando en algunas Compañías ya incluido es suplemento.

Desde el primer día en que tiene en vigor la póliza, exceptuando aquellos servicios que tienen especificados un periodo de carencia, que suelen ser las intervenciones quirúrgicas, hospitalizaciones, partos, trasplantes, prótesis y especialmente las enfermedades preexistentes declaradas (las enfermedades preexistentes no declaradas nunca serán objeto de atención)

Se denomina periodo de carencia al tiempo que debe transcurrir desde la fecha de efecto de la póliza contratada hasta la fecha en que se puede utilizar ciertos servicios y prestaciones médicas, que son determinadas por cada Compañía en particular. Existen casos determinados en que estos periodos de Carencia pueden ser eliminados totalmente o en parte, según las circunstancias del seguro contratado.

El copago, cuando la póliza es contratada con esta circunstancia, es un importe que el asegurado debe pagar por la utilización de ciertos servicios incluidos en la póliza contratada y que son marcados en su cuantía y en qué tipo de servicios por cada Compañía. Normalmente las Compañías cuando aplican estos copagos en alguna de sus modalidades, estás tienen un precio sensiblemente menor a las pólizas SIN Copago.  La modalidad de póliza con copago está pensada para aquellos usuarios que no suelen realizar muy frecuentemente los servicios de la Compañía.

Normalmente las Compañía, en estos casos, suelen eliminar los periodos de carencia, exceptuando el parto, que suele llevar una carencia de 8 a 10 meses. Se debe demostrar que se pertenece a otro Compañía.

En los seguros de salud privados este trámite no es necesario, se puede elegir libremente y pedir cita en consulta al especialista elegido.

Las enfermedades preexistentes, son aquellas enfermedades que padece el asegurado con anterioridad a la contratación de la póliza de salud. En el caso de no ser declaradas, no serán atendidas de forma alguna a cargo de la Compañía de Seguros e incluso puede ser objeto de anulación del contrato suscrito y quedar este sin efecto. Puede haber enfermedades preexistentes que se declaren y que la Compañía o bien las admita o declare un periodo de carencia especifico o simplemente sean objeto de no atención.

Los seguros de salud tienen un año natural de duración a pesar de que normalmente se paguen por mensualidades para mayor comodidad de los asegurados y suelen ser renovados el 31 de diciembre de cada año independientemente del mes en que se contraten. Para poder darse de baja, hay que comunicárselo a la Compañía con un mes de antelación a la finalización del contrato, fecha que se especifica en el mismo.

El seguro médico privado ofrece la cobertura y prestaciones especificadas en las condiciones generales y particulares del contrato, pero algunos de estos servicios y prestaciones pueden ser objeto de autorización previa, dependiendo de cada Compañía, estos suelen ser:

  • Rehabilitación y fisioterapia
  • Ingresos hospitalarios
  • Intervenciones quirúrgicas
  • Pruebas genéticas
  • Tratamientos especiales
  • Pruebas diagnósticas de alta tecnología, entre otros.

La palabra “copagos” no es popular desde que se planteó introducirla en la seguridad social. Sin embargo, se trata de una opción muy interesante para aquellas personas que apenas utilizan (o utilizarían) el seguro de salud privado, ya que permite reducir sensiblemente el precio del seguro a cambio de pagar una pequeña cantidad cada vez que vamos al médico privado. Por ejemplo, en el caso de una compañía actualmente disponible la opción con copago es €10 más barata por mes y persona. En un seguro para 3 personas son €30 al mes. Si el copago se sitúa entre €3 y €5 por consulta, y acudimos al médico menos de 6 veces al mes, la opción con copago será menos costosa.

Asimismo, cabe destacar la aparición de los llamados “cuadros médicos baremados” o “clubes de salud”. Estas iniciativas permiten comprar un producto comparable a un seguro de cuadro médico (técnicamente no son un seguro, aunque en la práctica pueden ser difíciles de diferenciar) por un precio de entre €3 y €8 euros por persona y mes. En estos casos, el precio a pagar en una consulta puede ser de €25, inferior a la tarifa “estándar” del médico, pero mucho más costoso que el copago de un seguro.

Incluso para aquellas personas que vayan a contratar un seguro de reembolso, es recomendable que los médicos a los que acudimos con frecuencia estén en el cuadro médico del seguro privado. Estos profesionales de la salud son el médico de cabecera, el pediatra para los niños, el ginecólogo para las mujeres y algún especialista puntual al que cada persona, por su salud, necesite visitar con frecuencia. Para comprobar los cuadros médicos dentro de nuestra comparativa de salud, en el detalle de coberturas puedes pulsar el botón de “Cuadro médico” y consultar qué compañías incluyen a tus médicos habituales en su cuadro, o bien llamar a nuestro callcenter para que un profesional cualificado en seguros te asesore de forma individualizada y sin compromiso.

Como todo contrato, los seguros de salud cuentan con multitud de limitaciones. Estas limitaciones suelen estar detalladas en las condiciones generales y/o particulares de la póliza. Los principales factores que debemos valorar son:

  • Limitación económica total por asegurado y año, es decir la cantidad máxima que pagará la aseguradora por tratamientos a un asegurado a lo largo de un año. El límite suele situarse entre €100.000 y €150.000, si bien existen ofertas entre €20.000 y €1.000.000.
  • Para productos de reembolso, limitación económica parcial para intervenciones específicas o consultas. Por ejemplo, en centros de mucho prestigio, las consultas e intervenciones pueden suponer un coste tan alto que el reembolso no se calcula como porcentaje del importe total sino por una limitación de reembolso máximo. Así, existen seguros que limitan el coste de un parto a €5.000, aunque en las clínicas de renombre el precio supere los €10.000.
  • Carencias temporales que implican que el seguro no cubre ciertas intervenciones durante un periodo de tiempo desde la contratación de la póliza. Se trata de una cláusula para evitar que se contraten los seguros privados una vez que ya existe un diagnóstico de enfermedad. Por ejemplo, es habitual en la cobertura de partos.
  • Cobertura de trasplantes y prótesis, que son una intervención y unos elementos muy costosos y a menudo excluidos
  • Coberturas familiares como reproducción asistida, criopreservación de células del cordón umbilical, implantaciones de DIU y vasectomías, etc.
  • Coberturas en prácticas de salud mental (psicología), deportiva (fisioterapia) o cobertura dental.

SaludNet.es

Seguros de confianza

Gracias por contactarnos.
Te responderemos lo más pronto posible.